Extraño

Me decías te amo por las mañanas
Aprovechabas mi inercia
Me decías cosas que jamás me dijiste de frente
Imagino por qué

Hay afectos que sólo se pueden sostener así
entre sueños
A veces abría un ojo y te decía: “yo también”
Y seguía durmiendo como un oso

Para vos yo siempre he sido un animal
Una vez me definiste como un gato de cabaña
Hinchado de ratas gordas
Ultimamente me comparabas con un toro capón
Medio bruto, medio al pedo

Te extraño amiga, amante, tierra, agua
Extraño tu voz en la madrugada
Tus confesiones
Extraño que me quieras al oído.

Naufragar y emerger

Si tuviera una clave, la usaría. Una forma de posesión. Un arma invisible. Pero no la tengo. Me hundo en la música. Escribo para transcurrir. Y transcurro porque soy el responsable de mi vida y de la de otros. Por lo demás, espero el sonido de tus zapatos acercándose hacia mi. Que puedas saltar de un lado del espejo hacia el otro, donde estoy. Que sea tu cita en el tiempo. Tu momento de hacer, naufragar y emerger.