Naoko, tal vez

Entre niñas con cinturas altas y melenas despeinadas ahí vienes, hermosa.
Tus manos encendidas, sugieren mis contornos.
Pequeña y hermosa. Hechicera.
Buscas comprenderme.
Quieres mi huida.
Luego. Quizás luego.

Anuncios

Llega Naoko

naokovioleta

Llegué con mis curvas y labios filosos. Como una hiena. A devorármelos.
Primero me vestí de ninfa y bailé y me enrosqué hasta beber vino rosado y comer uvas de oro.
Me vestí de amante. Y ardí y suspiré. Y tirité hasta explotar.
Me vestí de bella y viví entre enaguas transparentes y bosques de fresas.
Me vestí de sabia. Y contemplé. Y soñé y me enamoré de mi ilusión.
Como una hiena. Con mis curvas y labios filosos hoy me visto de mariposa.
Y quiero caminar en las estrellas y recorrer los laberintos que imaginé.
Y arder y suspirar y tiritar. Y quedarme sin aliento hasta inundarme en la noche. Y volar de nuevo. En la inmensidad.
Siguiendo mi melodía, como un acordeón.