Mira como bailo ahora

 

Mira como bailo, ¡Ma!
Vos y yo que sólo sabíamos llorar como leones heridos.
(que par de bandidos)
Mira como se elevan estos pies, abuela
Vos y yo que apaleábamos nieve y tierra 
A pura suela y 20 grados bajo cero. 
Mira, anciana, ¡me muevo!.
Vos y yo, viejita
Que vivíamos siempre tan cerquita de lo lejos.
Que no sabíamos mentir.
Que no sabíamos decir
excepto, salud, chico, salud. 
Observa estas manos que alzo ahora como un pastor frenético, ¡pa!
¿soy patético?
Como imito tus pasos de loco.
Como yo también me aloco.
Y de lo mucho en la mesa dejo poco.
Mira como beso y muerdo.
Como olvido y recuerdo.
Y escuchando a Drexler, me voy silbando a los gritos.
Piel de pieles curtidas.
Puma, guanaco y caballo feo.
Sol de donde no te veo.
Amigo de estrellas remotas. 
Negadas a los fisgones.
Garabato de los más negados callejones.
Naturaleza medio muerta de cuadro maldito.
Verbo de hipócrita exquisito.
Así me hiciste, gente.
Que perfecto demente.
(“uuuuuu, dulce magnetismo, mire donde mire te veo)
(“Deseo”, Jorge Drexler)

Nunca entenderás a una mujer desnuda

 

No hay más que camino por andar.
Y entre principio y fin,
besos y adioses.
Lo otro, lo que no mencionaré, es un pretexto
para seguir adelante. Una chicana. Una zanahoria.
De la tierra lejana
escucharás venir a los caballos galopando
y un blues que no se rinde.
Verás un mástil.
Y tendrás que dibujar por vos mismo los puertos.
La promesa de un nuevo viaje.
Exito y cordura
Hambre y desesperanza
Servirán como armas a tu propósito.
Porque:
Una mujer bailando desnuda
a tres centímetros de tus labios,
es un misterio que nunca que nunca que nunca
resolverás.

Lo importante

 

Lo importante no ha sido dicho.
Hace calor en el infierno.
Y está mojado.
Hay deseo corriendo por ahí.
Hay luz y un cartel de acceso.
Lo importante:
Como una flor creciendo a pesar tu indiferencia.
Como todos los besos que debes dar antes de dejar este mundo.
Como una canción que tarareas por la noche y que cada noche reinventas.
Como una declaración de amor pendiente.
Una gorra, el tiempo a tu favor, un chocolate.
Lo importante.

Porque

 

Porque es de día.
Porque toco el piano.
Porque estoy construyendo una cabaña.
Porque voy.
Porque el aroma se filtra e incita.
Porque no hay paz.
Porque no hay un beso en tu boca.
Porque escucho y tarareo.
Porque yo tampoco sé nada.
Porque el mundo gira.
Porque ahí estamos, cruzando laberintos.
Buscando estrellas.
Tratando de coincidir.

Busca la vida

Como un torrente que sale de tu cuello
Como el rayo de una tormenta que preanuncia el fin de todo
Como un beso tan húmedo que te desnuda antes de que muestres la plenitud de tu inocencia
Como el tatuaje de un dragón que cobra vida y te enfrenta con sus ojos en llamas
Como una frase mágica que abre las puertas del tesoro de Ali Babá
Como el aroma de una piel que te emborracha
Como el primer helado. Como un cigarrillo perfecto. Como un paisaje estremecedor.
Como la canción que te mueve y te dispara y te eleva.
Estalla la vida. Sigue la vida. Cruje la vida. Insiste la vida.
Busca la vida. Vive la vida.

Que vienes

tú, que tienes tantos sabores.
tantas voces.
me dejas así
debajo de la línea del universo
cuando te vas sonriendo.

tú, que encuentras
que sabes sin saber
que escuchas voces de oro
que no te escondes

me dejas así
perdiendo el alma de a poco
cuando no me dices
cual es la clave del día

tú, que haces llover
que guardas tesoros
y viejas cartas
y nuevas sensaciones

desarmas mi cerco
cruzas mi fortaleza
y en lugar de una espada
me dejas un beso

tú, que vienes
que no te detienes
que desarmas conjuros
y me descubres con la mirada
ansiosa
esperándote.