Películas para el fin de semana

 

Asfixia
Aunque trata de mostrarse como una comedia accesible, este filme basado en una novela del, por cierto, nada accesible Chuck Palahniuk, está muy lejos de resultar un pasatiempo. Tiene humor, si, y del bueno, pero al mismo tiempo desarrolla una teoría acerca de las obsesiones que atormentan a la condición humana que a medida que avanza el argumento va volviéndose, efectivamente, asfixiante. En el protagónico, como Víctor Mancini, un enfermo del sexo, ese talentoso actor que es Sam Rockwell y junto a él Anjelica Huston y Kelly Macdonald. Dirigida por Clark Gregg.
Adoration
Un filme que viene con muchos pergaminos y buenas críticas. Lo cual, en ocasiones, no garantiza nada. Adoration es un filme bien construido. Una idea que seguramente corría por ahí desde hace años: un chico cuenta en clases que su padre es un terrorista. El problema es que aunque la trama tiene su efecto, pierde sentido en la medida en que comienza parecerse demasiado a una novela mexicana. O a la vida misma. Y la idea del cine de ficción es ser capaz de separar estos dos hemisferios. Aquí lo que al principio tiene cuotas delirantes admisibles al final se sale de rumbo. La mujer termina siendo la esposa y el hijo el ahijado de. En fin, lo de siempre. Dirigida por Atom Egoyan. Con Arsinée Khanjian.
La carretera
Indefectiblemente esta película nos lleva a pensar en “Leyenda” (aquel filme de vampiros con el rapero devenido actor Will Smith) y en “28 días”, aquella divertida película apocalíptica sobre un mundo poblado de enfermos rabiosos y hambrientos. “La carretera” también relata un planeta despojado en el que ya no queda casi nada. Excepto algunos inocentes y las bandas de terroristas que sólo quieren sobrevivir haciendo sufrir al escaso prójimo que anda suelto por ahí. La película está basada en una novela de Cormac McCarthy (¿recuerdan “No es país para viejos”?). Con la actuación correcta, como siempre, de Viggo Mortensen. Dirigida por John Hillcoat. Al final, deja un extraño sabor en la boca, más parecido al “gusto a poco” que al “gracias estoy satisfecho”.

La era del hierro

 

Un gran negocio y una resurrección. De eso hablamos cuando hablamos de la segunda parte de “Ironman”.
Un gran negocio porque aunque el foco estará puesto por unos meses en la secuela del filme dirigido por Jon Favreau, la verdadera mina de oro queda ubicada un poco más lejos. Se trata de un proyecto ambicioso y millonario del que “Ironman” forma parte como la pieza esencial de un complicado rompecabezas.
Aún no estrenada la continuación (el 30 de abril en el mundo hispano, el 7 de mayo en Estados Unidos) ya se hacen conjeturas acerca de una tercera parte que tardará en llegar. Antes de eso –en el 2012– Marvel Comics tiene pensado dar a luz el primer capítulo de “The Avengers” (“Los Vengadores”), donde reunirá a “gente” como Capitán América, Thor y Hulk (el increíble).
Pero volvamos a “Ironman 2” y a la resurrección definitiva de Robert Downey Jr.
El secreto ha sido revelado: Tony Stark es (y lo disfruta como sólo él sabe hacerlo) Ironman, el nuevo héroe de la sociedad americana.
El gobierno de Estados Unidos, sin embargo, no está demasiado feliz con la noticia. Más aún tomando en cuenta el currículum de rebelde incorregible con que carga. Dentro de cierta lógica vinculada con la seguridad nacional, en una audiencia pública le exigen al genio millonario que entregue los archivos secretos de esta flamante arma. Como es de esperar, Stark se niega: “Es mi propiedad ¡No pueden tenerla! Pero les prometo que trabajaré por la paz mundial”. Y los aplausos del numeroso público presente estallan al unísono.
Rodeado de su habitual glamour, ahora recargado con la gloria sobrehumana que le provee su armadura, Stark no imagina que entre las sombras se gesta una trama devastadora.
Mientras aparece como invitado en shows de televisión (Larry King lo entrevista como es lógico en estos casos) o asiste a exposiciones vinculadas con su excepcional invento y a cócteles varios donde las chicas de turno lo persiguen con los ojos en llamas, el siniestro Ivan Vanko (Mickey Rourke en otro papel a su medida) construye en silencio la pieza de energía maestra que alimentará otra estructura igual de poderosa que la de Stark.
La maldad de Vanko hará olvidar los truculentos planes del ya fallecido Obadiah Stane (Jeff Bridges). Desarrollará su propia versión de la armadura de Stark a la que le sumará dos látigos capaces de seccionar cualquier cosa con la que tomen contacto. Durante el Gran Premio de Montecarlo, del cual Stark participa, Vanko aparece disfrazado de asistente mecánico sólo para revelarse como un feroz contrincante que divide en dos el automóvil del millonario dejando a éste desparramado por el suelo.
Detrás del rostro y los músculos de Vanko se esconde otro enemigo temible. Se trata de Justin Hammer (el talentoso Sam Rockwell), un millonario competidor de la época en que Stark Industrias vendía armas que no puede con su envidia y sus ganas de conquistar el mundo. En el medio estarán como siempre Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) y James “Rhodey” Rhodes (Don Cheadle), dos amigos de fierro para un hombre ídem.
También tendrá su papel en la trama SHIELD, la organización gubernamental (¿o paragubernamental?) encargada de fiscalizar el desarrollo y la aparición de nuevas armas en el mercado. Samuel L. Jackson interpretará a Nick Fury, su director; el buen actor Clark Gregg aparecerá otra vez como el agente Coulson y Scarlett Johansson interpretará a una seductora Natasha Romanoff también llamada Black Widow.
Con el paso de las horas los enemigos de Stark se volverán tan fuertes que al magnate no le quedará otro remedio que compartir su tecnología. Lo hace con su gran amigo “Rhodey”, quien ya la vez anterior se había sentido tentado de meterse en un traje a medio terminar. La batalla final es un típico lujo “made in Hollywood”.
Para cuando “Ironman 2” llegue a la pantalla grande en unos días, Marvel y Paramount habrán gastado alrededor de 100 millones de dólares sólo en promociones. Sin dudas, todos triunfarán: los estudios, Marvel Comics y, por supuesto, Robert Downey Jr., de regreso al paraíso donde viven las superestrellas.