Nunca entenderás a una mujer desnuda

 

No hay más que camino por andar.
Y entre principio y fin,
besos y adioses.
Lo otro, lo que no mencionaré, es un pretexto
para seguir adelante. Una chicana. Una zanahoria.
De la tierra lejana
escucharás venir a los caballos galopando
y un blues que no se rinde.
Verás un mástil.
Y tendrás que dibujar por vos mismo los puertos.
La promesa de un nuevo viaje.
Exito y cordura
Hambre y desesperanza
Servirán como armas a tu propósito.
Porque:
Una mujer bailando desnuda
a tres centímetros de tus labios,
es un misterio que nunca que nunca que nunca
resolverás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s