Tiempo perdido

“Todo tiempo es tiempo perdido”, leí por ahí que dijo Esteban Schmidt. Desde entonces las implicancias de esta idea me rondan. Dan vueltas alrededor de mi mente como lobos hambrientos. Me gritan al oído como suelen hacerlo los demonios en el cuerpo de un poseso.
La máxima del autor de “The Manifiesto Palermo” sirvió para recordarme que el tiempo, además, es escaso. Es una ironía que sea tan difícil establecer la edad del universo o, en otras palabras, calcular la fecha de nacimiento del infinito y, sin embargo, nosotros, vanidosos monos parlantes, genios recién salidos de la lámpara todavía borrachos de tanto oxígeno, tengamos un pequeño reloj de arena contando lo que nos queda de vida. Un odioso cronómetro sobre nuestras cabezas.
Todo tiempo es tiempo perdido porque el tiempo que nos fue otorgado, por razones misteriosas, es un tiempo único. Pueden caber muchas vidas en el transcurso de una vida pero lo cierto es que siempre hablamos de la misma. Y lo que no hagamos hoy, en este plazo caprichoso que sostenemos malamente entre las manos, no lo haremos jamás. Esta, tu historia, no continúa la próxima temporada. Hollywood no hará la segunda parte de tu biografía. Morirás brillando con la intensidad que es capaz de alimentar tu fuego íntimo. Y si no brillas. Y si no cuidas de ese fuego sagrado, cruzarás sin gloria el espacio de la indiferencia.
Con todo esto quiero decir que Schmidt me ha hecho recordar que mi tiempo es ahora. Que como cierta vez le escribió el polémico Jaime Bayly a sus hijas: debemos hacer sobretodo lo que nos dé placer. Puesto que la felicidad no existe consolémonos con el punto “G”.
Hace unos días que escucho una canción de Foo Fighter: “The Best of you”. Mi versión preferida es la que hicieron en una serie de conciertos llamada “Skin and Bones”. La letra es una declaración de principios. Lo mejor de vos, es aquello por lo que debes luchar, aquello que debería ocupar todo ese espacio que es tiempo perdido y que es tan pero tan poco.
La letra dice en uno de sus párrafos: “Tengo otra confesión que hacer/Soy tu tonto/Cada uno tiene sus propias cadenas que romper/Sosteniéndole/¿Has nacido para resistir o ser abusado?/¿Es alguien tomando lo mejor de vos?/¿Es alguien tomando lo mejor de vos?/Estaba demasiado débil para rendirme/Demasiado fuerte para perder/Mi corazón está bajo arresto de nuevo/Pero me suelto/Mi cabeza va dándome vida o muerte/Pero no puedo escoger/Juro que nunca me rendiré/Lo rechazo”.

“Todo tiempo es tiempo perdido”, leí por ahí que dijo Esteban Schmidt. Desde entonces las implicancias de esta idea me rondan. Dan vueltas alrededor de mi mente como lobos hambrientos. Me gritan al oído como suelen hacerlo los demonios en el cuerpo de un poseso.

La máxima del autor de “The Manifiesto Palermo” sirvió para recordarme que el tiempo, además, es escaso. Es una ironía que sea tan difícil establecer la edad del universo o, en otras palabras, calcular la fecha de nacimiento del infinito y, sin embargo, nosotros, vanidosos monos parlantes, genios recién salidos de la lámpara todavía borrachos de tanto oxígeno, tengamos un pequeño reloj de arena contando lo que nos queda de vida. Un odioso cronómetro sobre nuestras cabezas.

Todo tiempo es tiempo perdido porque el tiempo que nos fue otorgado, por razones misteriosas, es un tiempo único. Pueden caber muchas vidas en el transcurso de una vida pero lo cierto es que siempre hablamos de la misma. Y lo que no hagamos hoy, en este plazo caprichoso que sostenemos malamente entre las manos, no lo haremos jamás. Esta, tu historia, no continúa la próxima temporada. Hollywood no hará la segunda parte de tu biografía. Morirás brillando con la intensidad que es capaz de alimentar tu fuego íntimo. Y si no brillas. Y si no cuidas de ese fuego sagrado, cruzarás sin gloria el espacio de la indiferencia.

Con todo esto quiero decir que Schmidt me ha hecho recordar que mi tiempo es ahora. Que como cierta vez le escribió el polémico Jaime Bayly a sus hijas: debemos hacer sobretodo lo que nos dé placer. Puesto que la felicidad no existe consolémonos con el punto “G”.

Hace unos días que escucho una canción de Foo Fighter: “The Best of you”. Mi versión preferida es la que hicieron en una serie de conciertos llamada “Skin and Bones”. La letra es una declaración de principios. Lo mejor de vos, es aquello por lo que debes luchar, aquello que debería ocupar todo ese espacio que es tiempo perdido y que es tan pero tan poco.

La letra dice en uno de sus párrafos: “Tengo otra confesión que hacer/Soy tu tonto/Cada uno tiene sus propias cadenas que romper/Sosteniéndole/¿Has nacido para resistir o ser abusado?/¿Es alguien tomando lo mejor de vos?/¿Es alguien tomando lo mejor de vos?/Estaba demasiado débil para rendirme/Demasiado fuerte para perder/Mi corazón está bajo arresto de nuevo/Pero me suelto/Mi cabeza va dándome vida o muerte/Pero no puedo escoger/Juro que nunca me rendiré/Lo rechazo”.

Una respuesta a “Tiempo perdido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s