No sabes

No lo sabes. Porqué te enamoras y sigues sin señales. Sin indicios. Porqué entregas o quieres entregar el alma a quien no lo necesita. Miras a alguien que a su vez mira para otro lado. No sabes cómo es el juego interno. Sólo posees el conocimiento de la superficie. Un lugar extraño donde todos mienten, mientras la verdad, el deseo crucial, fluye por debajo como un río luminoso y negro. Si, luminoso y negro. Y todos los te quiero. Y todos los me gustaría que vos. Y todos los elogios. Y toda tu voluntad de que el otro sea un poco más feliz a través tuyo. Caen al vacío. Se vuelven cenizas en tu mano. Porque no lo sabes. No sabes nada. Sólo que amas y sufres. Tal vez, el sentido del juego sea ese. Pero, para qué reconocerlo ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s