El bebé

Por Berta Flores

El bebé agarró con sus manitas el envase vacío de plástico verde
que había quedado en la mesa, intentó llevárselo a la boca, sin lograrlo.
Entonces, tironeándolo hacia uno y otro lado, lo llevó hasta rozar sus ojos negros,
que transmutaron verdes.
De esta manera el bebé pudo aprender el árbol y el pasto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s