Noche de disco y jazz

torito1

Fue una noche para andar de gira. Y así lo hicimos. Puntualmente a las 22,30 Walter Lusarreta, protagonizó su regreso anual al Alto Valle. Como es sabido este excelente saxofonista hace varios años que se encuentra radicado en España.
Uno no deja de sorprenderse, y gratamente, cuando es testigo de su crecimiento. A pocos metros de él, escuché sus fraseos claros, desarrollados con exquisita soltura. Estuvo muy bien acompañado por Ernesto Pugni en batería, Andrés Furh en contrabajo y Ernesto Amstein en piano.
Abundaron los pasajes de un jazz sobresaliente y despreocupado que sólo buscaba expandirse por la noche y entre el público. Lusarreta tuvo un gesto de caballero e invitó para cerrar su presentación a un inspirado Luis Andrade que, si, terminó rockeando con sus amigos, guitarra acústica en mano. Fue un final para repetir. Por supuesto, le agradecimos a Luis por sacar de donde quiera que la guarde esa faceta suya que tanto admiramos sus seguidores.
Atención habrá más Walter en este boletín y el jueves próximo volverá al bar de Calle Pampa.
Pero faltaba mucho para decir adiós. Apenas un rato después Torito Freak festejaba en el bar de Avenida Roca y Tucumán, la salida de su segundo disco “Desparrama Alegría Remix”, un CD producido junto a la gente de Leche. Si algo no faltó en este recital fue alegría. Torito Freak hizo lo que sabe y, mejor aun, fue más allá de esos límites suyos que son realmente amplios. Se prodigó hasta las 4 de la mañana interpretando sus hits que un público de unas 300 personas se ocupó de corear.
Qué maravillosa paliza nos dieron los Torito Freak. Qué fantástica la performance de su línea de vientos (con arreglos del pianista Mauricio Lusardi) a la que se sumó, si, si, si Walter Lusarreta. Un hombre que no brilló no una sino varias veces en la madrugada roquense.
Había chicos y no tanto (como el señor mayor que les habla). Había ropas extrañas y raros peinados nuevos. Una señorita, por ejemplo, en vestidito estilo 50s con el pelito corto en onda triángulo de las Bermudas. Pibes de jean “pos carpinteros” con remeras sueltas de colores insinuantes y de mirada canchera. Animos desatados. Piel llamas. Espíritu caliente.
Detrás Torito Freak y todo lo que estos tipos representan en un lugar del mundo tan especial como este ¿Dónde sino podría nacer una banda de gente tan distinta, tan única, tan lúcidamente entregada a su obra? Patagonia, man.
Deberíamos nombrarlos a ellos y a algunos otros artistas, que nos embellecen con su arte y embellecen a la sociedad en que viven, hijos ilustres. Deberían –el municipio, una fundación, una empresa que quiera amortiguar sus impuestos, nosotros en una colecta en serio- darles una beca, un subsidio, algo, para que sigan creando, para que no cesen en su búsqueda.
Todo eso pensé mientras saltaba, mientras a los gritos coincidía con otros que ni idea quienes eran: ¡que capos! ¡que no se vayan! Y dale que va.
Una hora después, a eso de las 5 AM, Renzo, el cantante, vino y se sentó conmigo en los sillones ubicados vereda. Fue un grato honor. Nos abrazamos y sentenció: “Loco, Torito Freak sos vos, somos todos los que pasamos bien hoy”.
Me bastó para alimentar mi ego y marcharme silbando un tema que dice: “i am so cool”.
El lunes también habrá Torito Freak cuando el bar de calle Pampa festeje un nuevo cumpleaños. Sean puntuales. Empieza temprano porque a las doce se apaga el sonido.

Nota: las fotografías no corresponden a los espectáculos. Ya lo resolveré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s