Líneas de la vida

La línea de la vida se prolonga sobre una superficie plana e infinita. Si un viajero espacial pudiera verla desde el techo del universo descubriría que este mapa riguroso no posee lógica. Amparado en la fuerza de su propio caos sube y baja describiendo formas inesperadas. Parece perpetuar su sentido a una alocada arquitectura que nadie podría explicar.
Suponemos que Dios establece los pasos de cada una de esas líneas dibujadas sobre el infinito. Y que detrás de cada conducta, de cada centímetro en cualquier sentido hay un propósito, una búsqueda y un milagro. La verdad es que ya sean determinadas por los dioses o por el puro empuje de una energía sin conciencia, las líneas atraviesan una geografía indómita y fantasmal. Sin nosotros, las líneas, el telón oscuro que evidencia la existencia de un algo no sería nada: soledad, puro vacío.

Tal vez esto explique el motivo por el cual algunos poetas dijeron que la vida de los hombres y las mujeres se escriben en las estrellas.

Hay referencias alocadas aunque nada despreciables del hecho que menciono. Metáforas que nadie pretende asumir pero se asumen. Por ejemplo, toda vez que un niño juega a iluminar la noche de Año Nuevo con su estrellita titilante, esa que por unas monedas se venden en las calles, no hace más que simular el ir y venir del destino de una persona. El movimiento fugaz que impulsa su pequeño brazo, los saltos inconexos, la vocación por encender una faro en la oscuridad, representan fielmente como nace y se consume la existencia humana.

Hay otro ejemplo que me gusta. Son las luces de neón que advierten el contenido de los carteles. “Flores”, “Pizzas”, “bebidas”. Perdidos en la noche los vericuetos del neón perseveran en discutir su espacio a las penumbras. Así es como nos indican la dirección hacia la más pueril de las necesidades.

Vistos desde lo alto nuestras vidas seguramente componen extrañas formas. Alguna podrán ser interpretadas de las maneras insólitas, otras quedarán anuladas por su singular inoperancia.Una vida nunca está sola. Dos líneas se juntan para procrear una tercera, o bien, para que al menos una de las que colisiona desaparezca por violencia o indiferencia. Uno no sabe. Dos líneas son capaces de fundar una sola, más poderosa e intensa que las otras.

El entrevero definitivo no será menor ya que cada línea se justifica en la anterior y en la siguiente, y así desde el principio de los tiempos.

El amor convoca al amor como a nuevas conjeturas que llevan por cierto al amor otra vez pero también al odio.Me gusta imaginar que a pesar de nuestros desmanes somos hijos de líneas luminosas. Plenas. Listas para ejercer una influencia positiva sobre los demás. Unas tendrán el don del arte, otras la de la cura o la comprensión. No sé. Líneas como ideas, como paraísos o refugios.

Hay películas que me recuerdan el concepto. “Vidas cruzadas”, “Babel”, “Magnolia”, entre otros ejemplos. También ocurren hechos que me devuelven la mirada tal cual un espejo fiel a mis sentidos. El otro día, sin ir más lejos, creí ver a una buena amiga, pasar por afuera de una librería donde me encontraba comprando dos libros de Susan Sontag. No había terminado de pagar que salí apurado ante la delicada posibilidad de su presencia. Quería decirle “hola”, “tanto tiempo”, pero en el interín, desapareció. Se había esfumado como si nunca hubiera estado allí.

Maldije mi suerte y me consolé en la teoría de las líneas fugaces. Probablemente no era ella, me dije, o quizás, cometas solitarios los dos, pasamos uno junto al otro, sin poder colisionar, ni continuar juntos un trecho del inmenso camino.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s