Rendirse

Rendirse es claudicar a sabiendas de que nos queda un último impulso.
Redirse es resistir a la prudente idea de continuar incluso sin cabeza.
Rendirse es perder el aliento y suponer que no habrá más bocanadas.
Rendirse es infringir un nuevo tipo de dolor a la herida que sangra.
Rendirse es asegurar que se busca por otro lado cuando en realidad ya no se busca nada.
Rendirse es desconectar el teléfono.
Rendirse en provocar a la pelea a un gato de dos meses.
Rendirse es imaginar discusiones revindicatorias que jamás nos atreveremos a protagonizar.
Rendirse es estar inscripto en un club donde todos nos entienden.
Rendirse es entenderse a uno mismo.
Rendirse es sentir lástima por uno mismo.
Rendirse es creer que la ironía es un sinónimo de inteligencia no reconocida por los demás.
Rendirse es escribir mensajes anónimos.
Rendirse es creer que está todo bien cuando hay mucho mal por remediar.
Rendirse es dibujar la paloma de la paz.
Rendirse es levantar los dedos de la victoria sin que medie la lucha por obtener nuestros proyectos.
Rendirse es disfrazar el miedo de prudencia.
Rendirse es asegurarse incapaz de decir una palabra de amor.
Rendirse es dejar de expresar cosas bellas con los instrumentos de la belleza.
Rendirse es no leer. No ver. No escuchar.
Rendirse es mantener la puerta cerrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s