Zero 7

 

Del desastre que vez sólo quedará un recuerdo. Imágenes fragmentarias de algo que ya superaste. De esta tristeza que te impide respirar, de la sensación de inocencia perdida, del dolor que supera tus fuerzas, conservarás un apunte en una hoja de cuaderno. Una fotografía que ya ha perdido su color. Aunque recibas la ayuda de tus mejores amigos, de las personas que amas, déjame ponerlo así, lo superarás solo. Entre vos y tu próximo paso hay apenas un interlocutor válido. Un explorador en el camino. Adivina quién.

Ya has oído demasiadas veces que no se puede o no se debe, sin embargo, no queda más remedio que hacer caso omiso de las predicciones apocalípticas y ajenas. No es la primera vez que sucumbes y resucitas.

Para salir del mal paso, para esquivarle a la suerte perra, a los peores instantes de los que tengas memoria, necesitas un poco de paciencia. ¿Recuerdas aquella canción de Gun´s Roses de la que te hablaba el otro día? Al fin de cuentas, la clave para continuar tu viaje es una rara combinación de voluntad y esperanza. Paciencia, las cosas irán mejor, te lo aseguro.

Puedo recomendarte un par analgésicos competentes mientras te arde el pecho y las lágrimas no te dejan ver el horizonte. Por ejemplo. Una charla que se prolongue hasta la madrugada con el espejo y una botella de un ron. Un disco que sabes te carga de energía y de valor. Un poema capaz de despertar cada una de las luces de tu ciudad interior. Un paseo en bicicleta con el viento a favor. Un recital de blues a las 3 de la madrugada. Una serie norteamericana de última generación donde los malos se parecen demasiado a los buenos.

Verás que todo pasado fue peor y que lo bueno queda por venir. Es curioso como se desarrollan los acontecimientos. Probablemente sea nuestra fragilidad la que nos induce pensar que mañana no llegará jamás. Pero llega, y el tiempo aquieta las aguas. Si nos lo permitimos, la vida, el destino, dios, ponle el nombre que quieras, te dará otra oportunidad. No sólo de salir a flote sino de ser un espíritu más libre e intenso.

He estado charlando mucho, sabes, y viendo películas, y corriendo como loco de un lado al otro con mi cara de inca histérico. Me cruzo con gente que me deja un racimo de flores o una frase cualquiera que me parece linda. El aquí y el ahora fluyen mientras espero. De paso me refugio en mis aliados: las “Crónicas de motel” de Sam Shepard, los relatos de Bobby Flores en “No es extraño que estés loca por mi”, y por estos días, una bella canción de “Zero 7” que dice ¿Crees en aquello que vez? Y todos diciéndome diferentes cosas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s