Eres

Eres, perdón por decirlo frente a tanta gente, la imagen que no pueden congelar mis palabras.

La fotografía que perdura. El aroma que me recuerda quien soy, cuando me encuentro lejos.

Eres el fuego que me consume en lenta espera.

El beso con sabor a frutas que eriza mi piel.

La definición perfecta de todo lo que tiene sentido.

Y el infierno hecho un minúsculo pasaje mientras te poseo. Y el color del cielo inmenso la tarde en que el invierno dice adiós por última vez.

Eres, perdón amor por dejarlo aquí escrito, la flor por la que lucho. La copa por la que levanto mi espada. Mi vocación. Mi patria. Mi exilio.

¿Vendrás a mí un día?

¿Dejarás que mis sueños se cuelen por entre tu pelo negro?

¿Seré el que provoque tu perdón y tu pecado?

Tú eres, dulce pasión, la respuesta pendiente.

El único propósito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s