Infidelidad

Naciste para ser infiel. De un modo u otro terminarás estrangulando el frágil cuello de la monogamia.
La chica de jeans azul, ajustados como para matar de un infarto a Satanás llevan pegados tus ojos sin que puedas hacer nada al respecto. Sus formas pueden más que dios. Sólo queda rumorear por lo bajo y dibujar calaveras en la oscuridad.
Hemos nacido para ser mucho más que dos. Y aunque sea tarde para confirmar esta verdad, la sentimos ardiendo en la piel cada vez que reprimimos el impulso de tocar lo ansiado. La hipocresía es un bien público, una necesidad, una cuestión de estado. No por eso define lo que ocurre en los subterráneos ríos del alma.
El arte se alimenta más de los deseos contenidos, de las palabras de pasión censuradas bajo la almohada, que del genio inspirador de los creadores o el esfuerzo de los seres sin demasiado talento.
Haz nacido para pecar sobre las tablas de la ley. Para llevarle la contra a Dios, al mal y María santísima. Haz venido a este mundo cruel a elegir el número menos pensado. Para ser impredecible. Si nunca sentiste el salvaje impulso de huir con la persona equivocada a una isla desierta con dos libros y una botella de vino, ya puedes postularte al cielo.

Greta Franco 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s