“El sur es un renacer”

Antonio Amador es profesor de filosofía. Hombre de mundo, borracho profesional como Bogart, poeta, escritor. Acaba de sacar su primer libro de ensayos dedicados al placer. De Epicúreo al más feroz de los hedonismos. Conversó con Jordi de la Nuez. Proverbial cruce de constelaciones ebrias.
De profesión “borracho”, contesta. “Antes que na”, insiste. Como Ricks, el personaje de Humphrey Bogart en “Casablanca” cuando el coronel alemán le pregunta por sus habilidades. En su tiempo libre se dedica a dar clases en una escuela municipal de Puerto Primavera, extremo sur de Chile. Mentiroso profesional. Pedante. Tierno. Borracho ¿Ya lo dijimos? Amigo de sus amigos. Enemistado con el resto. Amante de Camarón de la Isla y Pear Jam. Gitano por adopción. Payo. Tiene una hija pequeña y una mujer que lo meten en la bañera cuando la cosa pasa a mayores. Ahora, a los 35, acaba de publicar su primer libro- “El sabor del primer trago”- “un título que le robé a un tío francés, confiesa”-, donde reúne una serie de reflexiones acerca del arte, el acto de beber y el derecho a ciertos placeres terrenales. Sus alumnos lo adoran aunque jamás bebe con menores. Su adoración les viene de escucharlo en clases y verlo caminar el día a día, como hombre, como filósofo que es. Trashumante, vivió cinco años en Nueva York y cinco en Jerez, entre otros lugares que se guarda en la billetera. Extraña los climas amables y asegura que renunciará “al liceo” cuando menos lo esperen sus jefes. ¿Le pondrán falta? Ni le importa. Ya lo ha hecho antes, en otros lares, y aquí está: “muy fresco, el borrachín”.

-¿Frío?
-Como el agua del río.
-¿Cómo se soporta siendo sapo de otro charco?
-Pues con chalecos, camperas, jerseys, con lo que mierda sea, tío.
-¿Qué le impulsó venir hasta aquí?
-El extremo.
-¿El extremo sur?
-Y el extremo del dolor y la droga. Estaba cansado de tanto jaleo. Soy jodón ya por cuestiones genéticas.
-¿Y que tal el dolor por estos días?
-Bien gracias, pa ser quien soy…todavía me despierto a las mañanas con una sensación de ataque cardiaco.
-¿Y le da?
-Ni que hablar. Corro y levanto fierros como un perdio pa desmentir mi obsesión.
-¿Y la desmiente?
-Un poco pero no alcanza. Uno es el territorio de sus sueños, como dijo mi amigo Carlos Sampayo y el de sus pesadillas también, agregaría.
-¿Extraña?
-Mira, extraño a los gitanos, extraño el flamenco.
-Pero…
-Pero estoy en esto, ya llegará mi hora, too tiene su motivo decía Alí.
-¿Qué escribe?
-Pues…de amar, del mar, perder, beber, soltar amarras, ser fuerte, cobarde, gordo, flaco, sincero y mentiroso. De too y de na.
-De la vida entonces.
-De la vida, ni más ni menos. El resto lo ignoro.
-¿Es un hedonista?
-Debe estar en el diccionario.
-Tiene que ver con el placer, la sangre, la carne. El pecado, si.
-El pecado pesa. No, revitaliza, como el demonio, te carga de odio y el odio empuja, eso también lo decía otro amigo mío, mi querido Abilio Estévez.
-Conoce mucha gente Antonio.
-Lo coperos se conocen.
-¿El sur es su final?
-Debería ser un nuevo comienzo, un renacer. Lázaro, etc.
-Levántate y anda.
-Aunque sea levántate, tío.
-¿Qué hacía en España?
-Bebía un poco más, bailaba. Era un payo.
-Qué le puedo decir, aun no entiendo que tiene ver eso con esto.
-En la intensidad. El flamenco también es un extremo.
-¿Conoció a Camarón?.
-Lloro por él de tanto en tanto. Yo era un crío, estaba en un bar, en la barra, él apareció. Se armó un revuelo terrible, cantó esa noche y yo estuve a cinco metros. Lo vi como quien ve a Cristo.
-¿Hubo milagro?
-Reprodujo los panes. Cambio mi vida.
-Sus alumnos lo quieren, el maestro, le dicen.
-Dicen, pero no saben lo que dicen.
-Por algo será el apodo.
-Porque vivo y dejo vivir.
-Morena, su hija, conocerá la tierra de su padre.
-Mi tierra son también este silencio y las montañas azules, el archipiélago, los canales, la promesa de un sur más profundo. La Ultima Esperanza como bautizaron a esta provincia. No sé, ella hará lo que quiera.
-Le gustan los extremos.
-Lo llevamos los tres, Lola, mi mujer, la More y yo. Hay otros amigos en España y en la Patagonia que me dejan parao igual. La pasión primero, tráela pa qui (indica su corazón) y vívela.
-Exquisita filosofía.
-Buen sabor.
-Salud.
-Siempre, salud.

Jordi de la Nuez (from Patagonia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s